El médico del buen dormir

El psiquiatra Franklin Escobar es uno de los pocos médicos que se dedican a estudiar a las personas cuando duermen. Hoy es el gran reto de la medicina moderna.

Pocas personas pueden afirmar que los trasnocha el sueño de otros. Una de ellas es el médico psiquiatra Franklin Escobar, quien lleva 17 años dedicado a mejorar la calidad de vida de los demás, ayudándolos a dormir mejor. Así de simple.

Para algunos no es fácil comprender que restarle horas de descanso al cuerpo se traduce, con el paso del tiempo, en siete años menos de vida; o en los peores casos, en incapacidades por insomnio, mayor riesgo de accidentes, disminución de la memoria e, incluso, molestos problemas gástricos.

¿Qué tipo de problemas son los que más le consultan?

Consultan, generalmente, porque pasan la noche en blanco, duermen poco o se quedan dormidos en todo lado. Veo también roncadores, algunos con apnea del sueño (se quedan sin respirar en la noche) y sonámbulos; la mayoría de los roncadores son hombres, aunque las mujeres después de la menopausia roncan casi igual que ellos. Muchas parejas empiezan a ser disfuncionales por el ronquido del señor. Igualmente, atiendo trabajadores por turnos, que llevan décadas durmiendo mal; y pacientes con problemas de sueño ligados a ansiedad, a la depresión. Habitualmente, los pacientes vienen por primera vez después de años de no dormir bien.

¿Cuáles son las causas más comunes de los trastornos de sueño?

Se estima que existen unos 100 trastornos propios del sueño. Algunas causas tienen que ver con depresión, ansiedad, consumo de sustancias psicoactivas, alcoholismo y sobrepeso, este último comúnmente ligado a la apnea de sueño. Si el 50 por ciento de la población colombiana tiene sobrepeso, un 30 a 40 por ciento podría tener apnea del sueño, es decir, unos 10 millones de personas, y no lo saben.

¿Cuáles son las consecuencias de pasar una mala noche?

› Una persona que duerme mal se arruga más fácilmente. Se incapacita con más frecuencia, tiene más posibilidades de accidentarse, baja su rendimiento académico y laboral. Le duele la cabeza, se deprime más, se vuelve irritable, sufre más problemas gástricos, pulmonares y cardiovasculares. Pero muchos buscan ayuda por estas afecciones físicas y no por sus problemas de sueño, muchas veces la causa real.

Trabajar de noche y dormir de día, ¿qué piensa?

› Quienes trabajan de noche mantienen una deuda crónica de sueño. Es una deuda peor que la del Upac. Dormir de día nunca compensa el descanso nocturno

Consejos para un buen dormir…

> En los adultos, dormir entre 7 y 8 horas diarias.

> Descansar en un sitio agradable, oscuro, sin ruido, sin relojes, sin aparatos electrónicos encendidos toda la noche.

> El colchón y la almohada deben ser cómodos.

> El cuarto no debe ser demasiado caliente ni frio.

> Olvidarse de los problemas y las dificultades. Nada merece perturbar un buen descanso.

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook